El informe remarcaba cinco efectos principales que Bolivia podía esperar como resultado del cambio climático: menor seguridad alimentaria, menor disponibilidad de agua debido al retroceso o desaparición de glaciares, desastres “naturales” más frecuentes y de mayor escala; un incremento en enfermedades transmitidas por mosquitos y más incendios forestales.

Cerca de 10 años después, un equipo similar de expertos viajó a diferentes regiones de Bolivia, en parte para poder explorar algunos aspectos que no se pudieron cubrir en la visita previa y para observar los cambios. Visitaron la pequeña comunidad de Khapi en la municipalidad de Palca, a los pies del Illimani en el departamento de La Paz, donde los pobladores sentían el efecto de la escasez de agua, en parte por la desaparición de glaciares.

El equipo dedicó tiempo de igual manera a examinar los resultados de los devastadores incendios forestales, los peores en la historia boliviana, que afectaron las regiones de la Chiquitanía al este del país durante la segunda mitad del 2019. En esa situación, el cambio climático multiplicó la amenaza, creando las condiciones climáticas adecuadas (menor disponibilidad de agua y temperaturas mayores) para potenciar los incendios y otros efectos importantes de considerar en relación con la pobreza y la desigualdad en el país.

Elaborado por: Oxfam
Autor: James Painter
Año de Publicación: 2020

 

 

 

 

 

 

Artículo anteriorEl estado de los bosques del mundo. Los bosques, la biodiversidad y las personas
Artículo siguienteOrientaciones Metodológicas para la restauración del paisaje forestal andino